Iniciativa de 4 mil 400 millones de pesos es financiada por el Gobierno Regional de Tarapacá y será gestionada por Corfo a través del programa IFI.

Potenciar el desarrollo económico, generar nuevos empleos y fortalecer el trabajo de las empresas y los emprendedores del Tamarugal es el principal objetivo del Parque Industrial, Tecnológico y Sustentable de Pozo Almonte, cuyos terrenos fueron entregados oficialmente por el Ministerio de Bienes Nacionales.

En la firma del acta de traspaso de 47,66 hectáreas, estuvieron presentes el Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Nicolás Grau; el Gobernador de Tarapacá, José Miguel Carvajal; el alcalde de Pozo Almonte, Richard Godoy; el Seremi de Bienes Nacionales, Osvaldo Ardiles. En representación de Corfo asistieron el Gerente de Asuntos Estratégicos, Claudio Maggi; y la Directora Regional, Catalina Cortés.

El área industrial se ubica en la Ruta A-687, y forma parte de la estrategia del Sistema Logístico Integrado del Gobierno Regional que permitirá potenciar el desarrollo económico. La puesta en marcha se gestionará a través de un programa de Iniciativa de Fomento Integrado (IFI) que ejecutará Corfo con recursos del Gobierno Regional de Tarapacá.

El Gobernador Carvajal, señaló que “con esta inversión de 4 mil 440 millones de pesos, estamos en la construcción de un nuevo modelo económico para la región de Tarapacá, que genere una diversificación de su matriz económica, pero que también alcance la empleabilidad en otros territorios de la región. Por lo tanto, el poder instalar este tipo de inversiones con la Corfo, una de las instituciones públicas que tiene conocimiento en el trabajo y desarrollo empresarial en la provincia de Tamarugal”.

Durante la ceremonia, el alcalde de Pozo Almonte, Richard Godoy, enfatizó que “esta iniciativa tiene una larga data, pero que gracias al liderazgo del Presidente Gabriel Boric y la visión del Gobernador José Miguel Carvajal, ahora es un sueño que se convierte en realidad”.

La Ministra de Bienes Nacionales, Marcela Sandoval, indicó que “una gestión eficiente del suelo fiscal implica dar un buen uso a los terrenos que son de todas y todos los chilenos”, advirtiendo que “no hay mejor manera de hacerlo que contribuyendo a la reactivación económica del país”.