En uno de los salones de la Facultad de Geología de la Universidad de Atacama, se realizó el seminario de cierre del proyecto de Bienes Públicos de Corfo: “Desarrollo y sustentabilidad de nuevas actividades productivas y turismo de intereses especiales en la Región de Atacama, a través del monitoreo integrado de humedales alto andinos en la cuenca del Salar de Maricunga.

En la ceremonia de cierre participaron el Decano Facultad de Ciencias Naturales, Universidad de Atacama, Patricio Porcile;  Ricardo Zamora, Seremi de Agricultura; Rosa Román, Directora Regional de Corfo; Sandra Morales, Directora de CONAF Atacama, además de invitados especiales.
 
El proyecto contó con apoyo de Corfo, a través del Programa Bienes Públicos Estratégicos para la Competitividad, fue ejecutado por el Centro de Ecología Aplicada (CEA), co- ejecutado por CONAF. Mandante: Ministerio de Medio Ambiente.
 
En ese ámbito la SEREMI del Medio Ambiente, Natalia Penroz Acuña afirmó que “este proyecto nació como una iniciativa liderada por la Secretaría Regional Ministerial de Medio Ambiente y la Corporación Nacional Forestal, ambos de la Región de Atacama, que buscaba poder conocer el estado de los humedales altoandinos de la cuenca del Salar de Maricunga y anteponernos a posibles impactos sobre estos ecosistemas”.
 
El proyecto de Bienes Públicos consistió en la generación y sistematización de información, para su análisis e interpretación, relativa a la estructura, composición, y funcionamiento de los humedales altoandinos, en la cuenca del Salar de Maricunga. 
 
Al respecto, la directora regional de Corfo Atacama, Rosa Román González, felicitó al equipo por el trabajo desarrollado e indicó que “lograr un desarrollo productivo sustentable en el tiempo en equilibrio con el cuidado eficiente de nuestros recursos naturales es un lineamiento y una prioridad del Gobierno del Presidente Gabriel Boric. Por lo cual pretendemos darle continuidad a este tipo de iniciativas y hacer estos modelos de Bienes Públicos sostenibles en el tiempo para lograr un impacto real en nuestra región de Atacama”.  
 
En relación a los beneficios de esta iniciativa, está la posibilidad de anticiparse a cambios en el sistema hídrico, contar con la visión ecosistémica, la sustentabilidad ambiental y social de la minería, turismo, y otras actividades productivas, como también la generación de políticas públicas/privadas de responsabilidad ambiental y sociocultural, mejorar la capacidad operativa y científica instalada, y finalmente la coordinación multisectorial sin duplicar esfuerzos.