Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000

Emprendimiento, innovación y competitividad

Hernán Cheyre V.
Vicepresidente Ejecutivo de Corfo



Hernán Cheyre, vicepresidente
ejecutivo de Corfo
La Corfo acaba de cumplir 73 años de vida. Esta institución del Estado continúa desarrollando su labor con gran energía y con la satisfacción que significa el haber sido galardonados por el Servicio Civil con el Premio a la Excelencia Institucional 2012.

Con creciente nitidez se va perfilando la fisonomía de una entidad que está llamada a desempeñar un rol fundamental para contribuir a dar el salto final que nos permitirá convertirnos en un país desarrollado, que logra derrotar la pobreza, y que ofrece mayores oportunidades a todos quienes buscan desplegar su iniciativa creadora. Hay bastante conciencia de que el principal desafío para poder cumplir estos desafíos radica en lograr aumentar la contribución de las ganancias de productividad como factor generador de crecimiento económico, y esto pasa por fortalecer tres áreas específicas: el emprendimiento, la innovación y la competitividad de las empresas. No es casualidad, entonces, que finalmente hayamos estructurado la Corfo en base a tres gerencias, centradas cada una de ellas en los ámbitos recién mencionados, más una cuarta área, de carácter transversal, a cargo de facilitar el acceso a financiamiento a las empresas de menor tamaño.

El gobierno del Presidente Piñera considera el emprendimiento y la innovación como ejes fundamentales de su programa, y, consecuente con ello, este 2012 ha sido catalogado como el Año del Emprendimiento, y el próximo 2012 será el Año de la Innovación. ¿Qué rol debe jugar la Corfo en este proceso? Tomando en cuenta que quienes están llamados a emprender e innovar son las personas y no el Estado, las directrices del gobierno han apuntado a transformar esta Corporación en una institución al servicio de quienes quieran emprender e innovar, que “tienda puentes” para conectar caminos que están cortados. Claro ejemplo de ello es la dificultan que enfrentan las empresas de menor tamaño para acceder a recursos en el sistema financiero, en atención a las asimetrías de información que se producen como consecuencia del mayor riesgo que éstas enfrentan. Para contribuir a resolver este problema, hemos fortalecido el programa de garantías, el cual se ha convertido en un “puente” altamente valorado por las mipymes: el 2011 se cursaron más de 50 mil operaciones crediticias con garantía parcial de Corfo- por un monto global superior a los US$ 2.200 millones-, y este año esa cifra se va a superar.

¿Qué nos falta por hacer?

Continuar avanzando en la reformulación de programas que no están debidamente focalizados en los sectores que más lo requieren; reforzar el concepto de una Corfo, cuyo rol fundamental es ser “puente” para permitir el acceso a instancias que faciliten el emprendimiento, la innovación y las mejoras en competitividad, y que deje de ser visualizada como una “máquina pagadora de subsidios”; y buscar fórmulas para lograr que quienes se han visto beneficiados por programas de apoyo directo de Corfo y han sido exitosos en sus proyectos, devuelvan a la Corporación lo que ésta les aportó, de manera que otros emprendedores tengan la misma oportunidad que se les brindó a ellos. Por este camino continuaremos transitando.