Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Transforma Alimentos

Fecha de publicación: 8 de febrero de 2017
Plan impulsado por Corfo busca duplicar envíos de alimentos en una década El Programa busca generar una agroindustria competitiva, que contribuya a diversificar y sofisticar la oferta.


En Chile la industria de los alimentos es la segunda actividad productiva más importante, un 23% de las exportaciones del país corresponden a ella. Asimismo, representa un 31% de las empresas (319 mil) y un 23% de los empleos 
son generados por el sector (2 millones anuales). Sin embargo, solo posee un 1,16% del mercado mundial de alimentos. El país está perdiendo competitividad en los mercados mundiales.
En este contexto, nace el Programa Transforma Alimentos, iniciativa nacional implementada en alianza público-privada, bajo el alero de Corfo y con la participación del Ministerio de Agricultura, Economía y Salud. 
El Programa busca posicionar a Chile entre los países referentes en la producción de alimentos en el mundo, duplicando el valor de las exportaciones del sector al año 2025, mediante la diversificación 
y sofisticación de la oferta exportadora nacional. 

“Hoy Chile exporta 18 mil millones de dólares en alimentos. Esperamos que en un plazo de 10 años se duplique el valor de estas exportaciones, para ello necesitamos de una mirada 
consensuada entre los sectores público, privado y académica”, comenta Graciela Urrutia, gerente del Programa.
Agrega que “ese es el objetivo y lo conseguiremos produciendo no más de lo mismo, debemos tener una producción con mayor grado de sofisticación y una paleta exportadora diversificada. De esta manera, Chile tendrá un sector de 
alimentos competitivo, y sin duda, lograremos que este sector incremente su importancia relativa dentro de la economía chilena”
Para alcanzar los objetivos se desarrollarán de una serie de iniciativas y proyectos, los cuales están definidos en la hoja de ruta y responden a las brechas identificadas en cuanto a la falta de infraestructura, equipamiento, capital humano y tecnología.
“Son cerca de US$100 millones lo que invertiremos entre 2016 y 2017 en iniciativas y programas. En fruticultura queremos darle una mayor especialización aprovechando las oportunidades de marcado. Y en alimentos procesados estamos desarrollando ingredientes funcionales y aditivos especializados para agregar valor a los productos”, agrega Graciela Urrutia. 

A esto se suman otras iniciativas. A corto plazo, se generará el aseguramiento de la disponibilidad de la infraestructura de I+D+i necesaria y la calidad, inocuidad, trazabilidad y sustentabilidad de la oferta de alimentos chilena. 
Asimismo, se producirá un reforzamiento de los programas de I+D que serán la base para el desarrollo de nuevos productos y empresas. En tanto, a mediano plazo, se profundizará la conexión y articulación de la industria, es decir, 
los encadenamientos que articulen las cadenas de valor de los distintos productos alimenticios vinculen la industria y los servicios y reduzcan la compartimentación de la economía chilena.
 
Estrategia público-privada busca duplicar los envíos de alimentos en diez años

La industria de los alimentos se sitúa como el segundo conjunto de actividades productivas más relevantes de la economía local. Hay 319.000 empresas que se dedican a este rubro, lo que equivale a un 31% de las sociedades existentes en Chile; 
sus exportaciones representan el 23% del total de los retornos que llegan al país; y más de dos millones de personas trabajan en el sector, cifra que corresponde al 23% del empleo nacional.
Pese a la importancia de esta actividad económica, Chile solo posee un 1,16% del mercado mundial de alimentos. Para revertir este escenario nació el programa nacional Transforma Alimentos, 
una iniciativa público-privada liderada por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), con miras a posicionar a Chile entre los países referentes en la producción de alimentos saludables en el mundo a 2025. 
El objetivo es generar una agroindustria competitiva, que contribuya a diversificar y sofisticar la oferta exportadora nacional.

“Estamos perdiendo competitividad en los mercados mundiales y, por esto, se necesita una mirada consensuada entre los sectores público, privado y académico”, sostuvo la gerente del programa, Graciela Urrutia. 
Agregó que “si continuamos como estamos, y teniendo en cuenta el crecimiento del consumo mundial, nuestras proyecciones indican que podríamos exportar cerca de US$28.000 millones en 2025”.
Sin embargo, la líder de Transforma Alimentos destacó que, a través de este plan, se podrían generar retornos por hasta US$32.200 millones a 2025 (hoy ascienden a US$18.000 millones). 
“Para llegar a esto no podemos hacer más de lo mismo: debemos agregar sofisticación y ampliar nuestra paleta de exportaciones”, precisó. Este objetivo significa casi doblar los retornos de los envíos locales en un plazo de diez años.

Iniciativas en proceso
Entre 2016 y 2017 está previsto invertir más de US$100 millones en distintas iniciativas habilitantes que buscan cerrar las brechas identificadas, que se relacionan con falta de infraestructura, equipamiento, capital humano y tecnología.
En la fruticultura, el foco se puso en buscar mayor especialización en base a las oportunidades de mercado, como exportación de paltas, cítricos, cerezas y frutos secos. En alimentos procesados, los recursos se están concentrando en desarrollar una nueva industria de ingredientes funcionales y aditivos especializados para agregar valor a los productos. A esto se suman otras iniciativas. Entre las iniciativas con financiamiento compartido que se encuentran en proceso de ejecución están la construcción de centros de extensión en materia agroindustrial, vitivinícola y hortícola.

Fuente: El Mercurio