Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

En Colchane agricultores aprenden a innovar en producción de quínua

Fecha de publicación: 21 de junio de 2013
Proyecto apoyado por Corfo, beneficia a comunidades indígenas de la provincia del Tamarugal.
En Colchane agricultores aprenden a innovar en producción de quínuaSetenta agricultores de las comunas de Colchane y Pica participaron en el taller “Técnicas de procesamiento de la quínua”, que forma parte de un proyecto financiado por Corfo y que tiene como objetivo mejorar la competitividad de las empresas participantes en la cadena de valor y comercialización de este producto reconocido mundialmente por sus cualidades excepcionales fundadas en su alto valor nutricional.

En este primer encuentro expuso el ingeniero boliviano Carlos Bernal Yáñez, experto en equipos de transformación y procesamiento de quínoa, quien dio a conocer diversas técnicas para innovar en la producción de este alimento, y asimismo entregó los conocimientos para operar equipos que se encuentran disponibles en las comunas de Pica y Colchane.

Al encuentro asistieron el Seremi de Agricultura subrogante, Fernando Chiffelle; el alcalde de Colchane, Teófilo Mamani García; el director de Conadi, Eleaodoro Moscoso; además de la ejecutiva del área de Innovación de Corfo, Alejandra Bustamante. A estas autoridades, se sumaron los pequeños empresarios agricultores de la Comunidad Indígena de Cancosa, la Asociación de Productores de Quínua de Juira Marka, y la cooperativa QuínuaCoop.

El taller constituye el inicio del Nodo “Fortalecimiento e innovación en la cadena de valor de la quínua en la Región de Tarapacá. Implica una inversión de 60 millones de pesos ( 80 por ciento aportado por Corfo y 20 por ciento por los beneficiarios ), los cuales permitirán fortalecer la asociatividad en sus organizaciones y generar innovaciones en la gestión productiva.

“Esta iniciativa surge en el Año de la Innovación y refleja el compromiso del Gobierno de redoblar esfuerzos para promover la innovación como la mejor fuente de crecimiento económico sustentable, y junto al emprendimiento como el mejor instrumento generador de nuevas oportunidades. Ambos constituyen un requisito básico para poder alcanzar la meta de cruzar el umbral del desarrollo y derrotar la pobreza hacia fines de esta década”, explicó Montiglio Adami.

Los beneficiarios son pequeños productores familiares agropecuarios dedicados por tradición e historia al cultivo de este alimento ancestral. Cada familia produce en un área promedio de 2,5 hectáreas, pudiendo ampliar la superficie a 4,2 hectáreas por familia. Durante 24 meses, todos ellos participarán en múltiples talleres de capacitación, en charlas de expertos en terreno, en charlas de expertos en plantas de procesamiento, seminarios, y visitas de relacionamiento comercial, entre otros.

La quínua en su calidad de alimento contiene todos los aminoácidos esenciales, es rica en vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y está libre de gluten. El cultivo de este vegetal tiene un gran potencial para contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional.