Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Emprendedores de Valparaíso cuentan con nuevas herramientas para crecer

Fecha de publicación: 21 de agosto de 2013
Gracias al proyecto “Un Techo Más Alto” están desarrollando proyectos que buscan cambiar el rostro de los sectores más vulnerables.
Emprendedores de Valparaíso cuentan con nuevas herramientas para crecerA través de este programa, diversos conocimientos y herramientas del ámbito de los negocios y el emprendimiento son traspasados desde la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso a los voluntarios de Techo, quienes han capacitado a habitantes de Villa La Pradera de Achupallas. El proyecto, denominado “Un Techo Más Alto: Hacia la sustentabilidad del programa de emprendimiento social de la PUCV y UTPCH que potencia y dinamiza el entorno emprendedor”, recibe el apoyo de Corfo y su objetivo es generar emprendimientos en sectores vulnerables de la región de Valparaíso, potenciando y dinamizando el entorno emprendedor en la zona.

Víctor Fuentes, director regional de Corfo destacó que , “la PUCV está jugando un rol principal porque se han atrevido a tomar un desafío que no es fácil y que muchas veces puede traer más problemas que beneficios, pero efectivamente quienes quieren ser líderes, tienen que asumir este tipo de responsabilidades”.

Herramientas que cambian la vida 

 Una de las emprendedoras de Villa La Pradera beneficiadas por el programa, Claudia Guajardo, tras la capacitación comenzó a dedicarse a la elaboración de distintos tipos de artesanía en madera y decoupage. Con respecto al cambio que esta nueva opción ha generado en su vida, Claudia destacó que “este negocio me ha ayudado a sustentar mis gastos, a construir mi casa y también como persona, porque uno va conociendo distintas organizaciones y se va enterando que con el emprendimiento uno puede salir adelante y que tiene harta ayuda para lograrlo”.

Otro ejemplo de superación es Gonzalo Baeza, un joven del sector Nueva Sinaí, quien tras recibir capacitación en Modelo de Negocios, pudo desarrollar su idea, abriendo un almacén de abarrotes en el que además repara computadores y dispone de Wi-Fi. “Estoy muy agradecido de estas tres instituciones por la ayuda entregada, porque sin ellos no hubiese podido hacer nada. Nosotros no tenemos acceso a créditos o a financiamiento de otras partes y si no fuera por Corfo, la Universidad Católica de Valparaíso y TECHO no tendría nada de lo que tengo ahora”, señaló el joven emprendedor.