Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Emprendedores de Valparaíso ponen su talento al servicio de personas con discapacidad

Fecha de publicación: 22 de mayo de 2012
Se trata del proyecto LifewareIntegra a cargo de tres jóvenes universitarios, quienes con apoyo de Corfo desarrollaron un programa computacional que permite que personas en situación de discapacidad física puedan hacer uso de un computador.
Según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial, presentado en junio del año 2011, existen más de 1000 millones de personas con discapacidad -alrededor del 15% de la población mundial-.

Considerando esta problemática, Lifeware, una empresa conformada por jóvenes estudiantes de Ingeniería Civil Informática de la Universidad Técnica Federico Santa María, ha centrado su trabajo en la creación de un programa computacional que permite que una persona en situación de discapacidad física pueda hacer uso de un computador sin la necesidad de emplear sus manos, ya que funciona mediante impulsos de actividad cerebral, provenientes de expresiones faciales, leves movimientos de cuello y cognitivas.

Este software funciona como una interfaz, es decir, permite la interacción entre el usuario y el computador, permitiendo acceder a todas las aplicaciones del computador.

Para obtener los impulsos de actividad cerebral se utiliza un dispositivo, headset-casco, el cual fue desarrollado por la empresa Emotiv Systems. Dicho dispositivo cuenta con 14 sensores salinos y dos giroscopios, el cual permite capturar estas ondas las que son “leídas” por el software permitiendo emular los dispositivos tradicionales como mouse y teclado, y así acceder a la totalidad de aplicaciones de un computador y a todas las potencialidades que eso conlleva.

Apoyo al Emprendimiento

Estos emprendedores destacan el apoyo de Corfo, a través un Capital Semilla, para concretar su proyecto. “De este capital de trabajo, ya completamos la fase 1 y estamos a la espera de la aprobación para acceder a la fase 2. Sin lugar a dudas, sin esta ayuda, sería increíblemente difícil para los emprendimientos que están partiendo el poder trabajar seriamente, contratando gente y pagando por los servicios que se necesitan”sostiene Mario Ogalde, uno de los tres emprendedores.

Además agrega, “en el período enero - abril del 2012, vivimos una increíble experiencia en Silicon Valley gracias al Programa Global Connection, también de Corfo. Además de aprender del ecosistema emprendedor, generar contactos y poder exponer nuestro emprendimiento en la cuna tecnológica mundial, logramos pulir nuestra idea de negocios, madurar mucho en cuanto a lo que significa ser una ‘Start-up’ y generar nuevas ramas de negocio y producto con el objetivo de hacer crecer nuestra empresa”.