Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Nueva Ley I+D ya muestra resultados: proyectos por más de $2.000 millones a tres meses de puesta en marcha

Fecha de publicación: 14 de diciembre de 2012
El cuerpo legal que entró en vigencia el 7 de septiembre pasado, ya ha permitido que tres empresas ya hayan certificado proyectos por casi U$ 4 millones.
Nueva Ley  I+D ya muestra resultados: proyectos por más de $2.000 millones a tres meses de puesta en marcha
Tomás Flores, subsecretario de Economía; Pablo Longueira,
ministro de Economía, Fomento y Turismo; Hernán Cheyre,
vicepresidente de Corfo; y representantes de las empresas
certificadas con la nueva Ley I+D: Salmones Antártica, Procesos
Naturales Vilkun y Cramer, respectivamente.
A tres meses de la puesta en marcha de la nueva Ley I+D, el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Pablo Longueira, y el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Hernán Cheyre, presentaron las primeras empresas certificadas para hacer uso de este incentivo tributario que beneficia las inversiones privadas destinadas a proyectos de investigación y desarrollo.

Se trata de las empresas Cramer (Región Metropolitana), Procesos Naturales Vilkun (Región de La Araucanía) y Salmones Antártica (Región de Los Lagos), quienes en total certificaron en Corfo iniciativas de I+D que bordean los $ 2.000 millones en inversiones, monto que refleja que en 90 días la nueva ley ha sumado más del 30% de lo que su antigua versión certificó durante cuatro años.

“Según cifras de la OCDE, en nuestro país sólo un 8% de las empresas realiza innovaciones en sus productos o servicios a partir de conocimientos adquiridos por I+D. En tanto, en países como Nueva Zelanda, el Reino Unido o Finlandia, los porcentajes superan el 30%. Por lo mismo hacemos un llamado a que más empresas chilenas se atrevan a invertir en I+D para volverse más competitivas”, afirmó Pablo Longueira, ministro de Economía, Fomento y Turismo.

Proyectos en ejecución

Las líneas de investigación de los proyectos certificados son variadas. La firma Cramer apunta a generar nuevos y mejores saborizantes y aromatizantes para alimentos (de fuente natural, por ejemplo), en tanto que Vilkun tiene por objetivo elaborar un innovador proceso de secado de alimentos deshidratados. Finalmente, Salmones Antártica pretende dar inicio a un programa de manejo genético para truchas que incluya las mejores características de resistencia a enfermedades.

“Estos primeros tres proyectos certificados representan un hito muy relevante para la nueva Ley de I+D, ya que demuestran que las modificaciones realizadas apuntaron en la dirección correcta y permiten que sea utilizada por empresas chilenas de distintos sectores, tamaños y regiones”, destacó Hernán Cheyre, vicepresidente ejecutivo de Corfo.

Cheyre además señaló que a partir de la entrada en vigencia de la nueva Ley, Corfo ha recibido 20 solicitudes de certificación por montos superiores a los $ 6.000 millones, lo que prácticamente alcanza al total certificado entre 2008 y agosto de 2012, período en que estuvo vigente la versión anterior del cuerpo legal. “Además hemos recibido más de 90 avisos de intención de acogerse a la Ley por $ 20.000 millones”, añadió.

Principales modificaciones

La Ley 20.241 existe desde 2008, con el objetivo de contribuir a mejorar la capacidad competitiva de las empresas chilenas al establecer un incentivo tributario para la inversión en investigación y desarrollo (I+D) que permite a estas entidades rebajar, vía impuestos, un 35% de los recursos destinados a estas actividades.

Entre los cambios destacados está la posibilidad de que las empresas hagan uso del crédito tributario en las inversiones de proyectos de I+D realizados al interior de la compañía (intramuros), sin ser obligatorio trabajar en conjunto con un centro experto acreditado en Corfo.

Otra de las novedades importantes de la Ley, es el aumento del tope anual al que las empresas accederán como beneficio, pasando de 5.000 UTM a 15.000 UTM y a la vez, elimina el requisito de que el crédito tributario no sea superior al 15% del ingreso bruto anual de las compañías, permitiendo con ello que más pymes puedan invertir en I+D.