Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

El renacer de Casino Oriente de Penco

Fecha de publicación: 14 de marzo de 2011
La destrucción casi total de su local no logró minar el espíritu emprendedor de don José Navarrete, quien gracias al apoyo de Corfo logró levantar con más fuerzas este representativo restaurante de Penco.
El renacer de Casino Oriente de Penco
Fecha de publicación: 14 de marzo de 2011

La destrucción casi total de su local no logró minar el espíritu emprendedor de don José Navarrete, quien gracias al apoyo de Corfo logró levantar con más fuerzas este representativo restaurante de Penco.

Como era habitual cada fin de semana, la madrugada del 27 de febrero de 2010 el Casino Oriente de Penco estaba lleno. Ubicado en pleno balneario de la playa de Penco, este tradicional restaurante bailable no resistió la furia de las olas que arrasaron casi por completo con su estructura.

Fundado a mediados de los 50's por Emilio Navarrete y su esposa Laura Nova, el Casino Oriente nació como un pequeño local de colaciones que atendía a los bañistas que llegaban a Penco. Con los años se fue posicionando como el principal restaurante bailable de la Provincia de Concepción y lugar predilecto para celebraciones de grupo.

En su época de oro recibía a personajes de todo ámbito, hasta el propio poeta Pablo Neruda llegó a cenar en el Casino Oriente con un grupo de amigos. Su fama llegó incluso a Estados Unidos, gracias a una reseña en el New York Times, en la que un turista norteamericano alababa los atractivos de este local. Tras el fallecimiento de don Emilio Navarrete, a los 69 años, tomaron el control su esposa Laura y sus tres hijos, de los cuales José Navarrete Nova es quien lleva las riendas del negocio.

"Como era viernes, la madrugada del 27 de febrero teníamos show con orquesta, estaban todos bailando cuando empezó el terremoto. Afortunadamente como el agua llegó una hora después toda la gente ya había arrancado. Yo me quedé un rato, cerré como pude lo que quedaba, fui a dejar a los últimos trabajadores que quedaban y finalmente partí a ver a los míos", recuerda José Navarrete.

Sólo al día siguiente, la familia pudo dimensionar los reales daños que dejó el sismo a su paso. "El agua subió más de dos metros de altura, llegó hasta el segundo piso. De hecho las olas llegaron hasta la plaza de Penco. Después vinieron los daños de los saqueos, eso fue más crítico", dice con pesar.

Cuando ha pasado un año desde la tragedia del 27 de febrero, a don José aún le cuesta hablar de esas primeras horas críticas que precedieron el terremoto. Sin duda, más que las avasalladoras olas que destruyeron la empresa familiar, lo que dejó más huellas en este empresario fue presenciar cómo inescrupulosos saqueaban lo poco que quedaba.

"Aquí, como estamos alejados del centro era más difícil el control, los saqueadores entraban por la playa. Nos quedábamos cuidando todas las noches, pero no era suficiente. Lo que no podían llevarse lo hacían pedazos. De repente rompían un refrigerador o una máquina sólo para sacarle un trocito de cobre de adentro. Pero todo eso ya hay que olvidarlo", señala con firmeza.

Reconoce que al ver el local totalmente destruido pensó que nunca volvería a ser lo que alguna vez fue, incluso su primera reacción fue no volver a construir en el mismo lugar. "En esos momentos de angustia, de dolor y tristeza me acordé de todos los sacrificios y alegrías que nos había dado nuestro querido local. Recordé a mi padre -que en paz descanse-, recordé también la tenacidad de mi madre y de mis hermanos Carmen y Emilio".

Reconstrucción

Frente a la adversidad, José Navarrete comenzó a recibir apoyo de familia, amigos y autoridades. "Después del terremoto vinieron ejecutivos de Corfo a la comuna para explicar los planes de apoyo para las empresas afectadas", recuerda. Postuló y se adjudicó un subsidio de Corfo por $48 millones, más de un tercio de la inversión total, que alcanzó los $139 millones. Con esta inversión se generaron 23 empleos directos.

"Gracias a este apoyo del Gobierno a través de la Corfo, logramos poner nuevamente de pie nuestro querido restaurante, así es que ojalá sigan estas políticas para que muchos Casinorientes se puedan levantar como lo estamos haciendo nosotros", enfatiza Navarrete.

Con este aporte de Corfo, el local no sólo logró ponerse de pie, sino que logró levantarse mejor de lo que era antes del terremoto. Hoy cuenta con una capacidad para cerca de 400 personas y un bar ubicado en otro ambiente, además de un amplio espacio para fumadores.

El Casino Oriente fue inaugurado oficialmente el viernes 25 de febrero con la presencia de las máximas autoridades de la Corfo, como el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine y el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Hernán Cheyre.