Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Stella Pérez: El valor de la capacitación para impulsar la empresa propia

Fecha de publicación: 11 de febrero de 2011
Emprendedora de la Región de Antofagasta cuenta desde su experiencia, el proceso de aprendizaje y los desafíos que se impuso una vez que fuera invitada a participar en un Programa de Emprendimiento Local, PEL. "De hacerlo todo yo sola a sentirme gerenta de mi propia empresa, es fantástico", dice.
Stella Pérez: El valor de la capacitación para impulsar la empresa propia
Fecha de publicación: 11 de febrero de 2011

Emprendedora de la Región de Antofagasta cuenta desde su experiencia, el proceso de aprendizaje y los desafíos que se impuso una vez que fuera invitada a participar en un Programa de Emprendimiento Local, PEL. "De hacerlo todo yo sola a sentirme gerenta de mi propia empresa, es fantástico", dice.


Stella Pérez - Diseñadora Gráfica -
Empresa DIAZA - www.diaza.cl
Stella Pérez es una de esas mujeres con empuje que tras haber adquirido experiencia y con la convicción de poder hacerlo, decidió crear su propia empresa. El comienzo no fue fácil, pues el camino del emprendimiento presenta varios obstáculos, pero cubriendo las brechas de conocimientos en administración y marketing, más el apoyo para adquirir algunos bienes, alcanzar el sueño dependía únicamente de su esfuerzo y trabajo.

El Programa de Emprendimiento Local (PEL) de Corfo, se creó justamente para apoyar a este tipo de emprendedores/as, para fortalecer su gestión a través del desarrollo de competencias y capacidades y el cofinanciamiento a la inversión, de manera que personas como Stella puedan acceder a nuevas oportunidades de negocio y/o mantener los existentes.


La decisión de emprender

Esta diseñadora gráfica decidió independizarse luego de trabajar en dos imprentas y en una agencia de publicidad, donde adquirió una experiencia que considera fundamental para su desarrollo profesional y posteriormente para dar vida a su emprendimiento.

Su primer intento duró sólo cuatro años, porque según Stella, el rápido avance de la tecnología y los errores cometidos como microempresaria, frustraron esa primera tentativa de alcanzar su sueño. Junto con el cierre de la sociedad tuvo que asumir el pago de varios préstamos con el que adquirió los equipos.

Entonces, pese a que nunca pensó que iba a tener ganas de volver al medio, la maternidad le dio el segundo gran empuje para insistir, ya no para reinsertarse en el medio sino pensando en cómo producir desde su casa. "Volví a trabajar en una imprenta y pude concluir que muchos microempresarios podían necesitan máximo diez copias de un producto (folleto, volantes, etc.) y la imprenta no los puede hacer por una cuestión de costos. Entonces vi una oportunidad... vi en ellos un cliente potencial al cual le podía solucionar el problema. Así que comencé a ofrecer mis servicios de impresión".

Con esta idea y gracias al dato de una amiga, Stella postuló a un Capital Semilla. Si bien no resultó beneficiada, sí fue registrada en la base de datos de Corfo, de manera que al poco tiempo fue llamada a una capacitación. "En esa capacitación hice a mi primer cliente", cuenta.

Programa Emprendimiento Local

Como un paso lleva al otro, poco tiempo después pudo retomar contactos y fue llamada para postular al Programa de Emprendimiento Local, PEL, de Corfo. "Luego de postular me dijeron que de mi área habían quedado seleccionados once personas y que debían ser diez, así que pensé "no le deseo mal a nadie, pero ojalá alguien se baje", cuenta riendo Stella.

Lo primero que debía hacer era un plan de negocios, y de esta manera comenzó a vivir todo un proceso de aprendizaje y capacitaciones que hoy la tienen muy contenta y con la seguridad de saber cómo avanzar con su empresa.

Cuando partió la tercera versión del PEL, Stella llevaba cuatro meses formalizada y su principal deseo era dejar de depender de los servicios de terceros, porque hasta ese minuto sólo contaba con un plotter fotográfico de 60 cm de ancho, con el cual no podía hacer todo lo que su cliente le pedía.

"Había cosas que no estaban a mi alcance, pero yo igual se las hacía a mi cliente porque él no tenía porqué saber que yo no contaba con todas las máquinas necesarias. Hoy gracias al PEL pude comprarme maquinarias y así dejar de ir a las imprentas a esperar que ellos terminaran su trabajo para poder hacer yo el mío. Además ahora tengo la alternativa de costos más baratos y la adquisición de nuevas máquinas me llevó también a comprar una telemaquinadora y le di un plus diferente a mi empresa", cuenta.

A través del PEL, Stella recibió capacitaciones y tres máquinas que han hecho crecer su empresa y los servicios que presta: una guillotina, una Duplo y una selladora.

Capacitaciones

Administración, merchandising y asesorías en página Web y en adquisición de equipos, son las capacitaciones que Stella más valora tras su participación en el Programa de Corfo. "La sensación de llegar chiquitito, de reconocerse como una microempresaria que lo hace todo, para salir con una mente más abierta, entendiendo que eres gerente de una empresa, es algo fantástico", señala entusiasmada.

"Las capacitaciones son más importantes que el dinero que te dan, porque te ayudan a tener otra visión de tu negocio, para poder hacerlo crecer con la inversión que te dan, eso te lleva a administrarlo bien", explica.

Stella cuenta que su primer desafío del año es crecer a cinco clientes, considerando que ya tiene tres; sin embargo, mientras muestra feliz sus nuevas máquinas, dice que tendrá que pensar en un espacio más grande para trabajar... porque las máquinas ya la están incomodando.