Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Microempresarias del Mercado Puerto de Valparaíso vuelven a levantarse con apoyo de Corfo, Fosis y el Municipio

Fecha de publicación: 4 de febrero de 2011
Se trata de las marisquerías Capullito, Rosita, Don Vittorio, Maribel, Donde Carlitos y la cafetería Las Dos Palomitas, locales que funcionarán juntos en un mismo edificio en Calle Serrano de Valparaíso.
Microempresarias del Mercado Puerto de Valparaíso vuelven a levantarse con apoyo de Corfo, Fosis y el Municipio
Fecha de publicación: 4 de febrero de 2011

Se trata de las marisquerías Capullito, Rosita, Don Vittorio, Maribel, Donde Carlitos y la cafetería Las Dos Palomitas, locales que funcionarán juntos en un mismo edificio en Calle Serrano de Valparaíso.


Las microempresarias junto a una de las cocinas
adquiridas para reemprender en sus negocios.
El pasado 27 de febrero fueron muchos los edificios que en Valparaíso se cayeron o quedaron a muy mal traer tras el terremoto. Uno de ellos fue el mítico Mercado Puerto de Plaza Echaurren, el cual desde ese día cerró sus puertas debido a que los daños en la infraestructura hicieron imposible que los puestos de venta de pescados y mariscos, así como las cocinerías, pudieran seguir atendiendo público.

Edith Palma y Deidamia Roncallo, dos empresarias que con más de 30 años de trabajo en el mercado Puerto han pasado once largos meses de cesantía, hoy vuelven a abrir sus locales, y ven en esto una oportunidad para ellas y sus familias. Tras una gestión realizada por la Municipalidad de Valparaíso; el apoyo de Fosis y la obtención de una Garantía Corfo Reconstrucción, podrán abrir sus cocinas para sus antiguos y nuevos clientes. ¿El lugar? La calle Serrano donde otrora ocurriera el incendio que terminó con la vida de seis personas el año 2007, y que hoy también comienza a ponerse de pie para volver a ser un referente obligado de compra para muchos porteños.

En Serrano 585 el municipio de Valparaíso gestionó el arriendo de un edificio en el que se instalarán cinco marisquerías y una cafetería, siendo una oportunidad concreta de trabajo para cinco empresarias y un empresario que quedaron sin ningún ingreso.

Para Edith Palma, dueña del local Rosita, "ésta es una gran oportunidad, pues gracias a mi trabajo en el Mercado he educado a mis seis hijos. Quedé viuda muy joven y tuve que salir sola adelante, por lo que el terremoto significó una gran pérdida laboral. No sabía qué hacer: mi puesto no sólo era una fuente de trabajo, sino que en él, además, daba almuerzo a mis hijos y ahora a mis nietos".

Acerca de cómo se gestiona esta oportunidad y el significado que tiene, Deidemia Roncallo, dueña de la Marisquería Don Vittorio, indica que al ver que el tiempo pasaba y el Mercado no se levantaba, deciden asociarse para pedir ayuda a la Municipalidad, que se interesó en el caso y comenzó a gestionar la forma de ayudarlos. "También recibimos ayuda de organismos del Estado como el Fosis, que nos hizo cursos de manipulación de alimentos y nos colaboró en la compra de nuestras cocinas, y de Corfo, la cual nos orientó para solicitar como grupo una Garantía de Reconstrucción".

Esta ayuda, indica Deidemia, "nos permitió comprar las vitrinas refrigeradoras, utensilios de cocina y capital de trabajo para comenzar a abastecer nuestros locales. Seremos pioneros además en este tipo de ayuda para otros comerciantes de la ciudad, por lo que tenemos la esperanza de que nos vaya bien. Para nosotros esto ha sido mágico: estamos en pleno centro del turismo, al lado de la Plaza Sotomayor y en una calle que comienza a recobrar vida".

El edificio de calle Serrano será un lugar de paso, ya que se planea levantar nuevamente el Mercado Puerto, por lo que durante dos o tres años, estos comerciantes tendrán la oportunidad de contar con ingresos para mantener a sus familias.