Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Seis alimentos innovadores en base a alcachofa inician fase de pruebas

Fecha de publicación: 20 de enero de 2011
Los productos corresponden a formulaciones de ensayo con las cuales se pueda aprovechar, en el corto plazo, parte de los desechos de la agroindustria de conservas de alcachofa, de la Región de Coquimbo.
Proyecto Financiado por InnovaChile
Seis alimentos innovadores en base a alcachofa inician fase de pruebas
Fecha de publicación: 20 de enero de 2011

Los productos corresponden a formulaciones de ensayo con las cuales se pueda aprovechar, en el corto plazo, parte de los desechos de la agroindustria de conservas de alcachofa, de la Región de Coquimbo.

Seis productos novedosos elaborados a partir de alcachofa, destinados a sacar provecho de materiales que actualmente se desechan en la agroindustria de conservas en base a este cultivo, han iniciado su etapa de pruebas en el contexto del proyecto Aumento del potencial productivo y comercial de la agroindustria de Alcachofa, mediante mejoramiento genético y optimización de factores claves en la cadena de producción, que desarrolla el Centro Regional Intihuasi del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA).

Dicho proyecto se está ejecutando desde agosto de 2008, con miras a desarrollar la alcachofa industrial, considerando aspectos de selección y mejoramiento de plantas, de propagación, época de producción, cultivo e industrialización. Con una duración de cuatro años, cuenta con un financiamiento de $ 531 millones, aportados por InnovaChile de Corfo y privados.

La iniciativa posee cuatro líneas de trabajo, una de las cuales consiste en aportar mayor valor agregado a la agroindustria de alcachofa de la Región de Coquimbo. Ésta actualmente exporta su producción en forma de conservas de tamaño amplio, destinadas al uso en restaurantes y otros de tipo masivo. El procesamiento de la planta implica el descarte de una importante cantidad de material que no cumple con el tamaño o morfología necesarios para convertirlas en alcachofines; a este material se le llama sub estándar. En el caso de las alcachofas que llegan a ser usadas, se pierde buena parte de su estructura (hojas, tallos, etc.), que pasa a ser desecho.

La idea contenida en esta labor consiste en dar utilidad al material que hoy se pierde, ya sea como sub estándar o como desecho. Este trabajo específico es desarrollado por la Fundación Chile, la cual desarrolló seis productos alimenticios del tipo "V gama" (quinta gama), esto es, listos para servir. Cuatro de ellos fueron elaborados con material sub estándar y dos con desecho. Los primeros corresponden a fondos de alcachofa marinados, fondos de alcachofa grillados, corazones de alcachofa marinados y corazones de alcachofa grillados; los segundos, a dos formulaciones de "tapenade", una pasta para untar (similar a un paté), una mezclada con aceituna y otra con pimentón.

Todas las formulaciones lograron excelente aceptación del público en una degustación efectuada recientemente en el Centro INIA Intihuasi, con la intención de evaluar estos avances, en que participaron industriales y agricultores del rubro, junto a profesionales de INIA.

Cuatro líneas de trabajo

Con 5.000 hectáreas dedicadas a su producción, la alcachofa se ha convertido en los últimos 15 años en un rubro relevante de la agricultura chilena, siendo dedicada preferentemente a la elaboración de conservas para la exportación. Sin embargo, sufre una limitante: la marcada desuniformidad de las plantas de alcachofa variedad argentina -usada en agroindustria-, que se expresa en distintas cantidades de frutos por planta; variados ritmos de crecimiento; cabezas de pequeño calibre y forma inadecuada para la producción de conservas, entre otras características que generan pérdidas para los productores.

Además de la generación de valor agregado, este proyecto de INIA Intihuasi contempla el mejoramiento genético de la alcachofa tipo argentina, para entregar a la industria productos homogéneos en cuanto a calidad, peso y forma.

Una tercera línea de trabajo son los ensayos con seis variedades de alcachofa obtenidas de semillas comerciales, producidas por laboratorios privados, las cuales están siendo probadas en ocho épocas de siembra. Los primeros resultados serán dados a conocer en un seminario en marzo próximo.

La última área de trabajo atiende al sistema de propagación, que constituye uno de los grandes problemas de la producción de alcachofas, pues a la hora de propagar clones no se trabaja con material genético de alta calidad. En ese sentido, el proyecto está realizando ensayos con diferentes materiales y no sólo a partir del tallo, como se acostumbra en la Región de Coquimbo.