Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Programa en Putre apoya a mujeres pequeñas emprendedoras

Fecha de publicación: 29 de septiembre de 2010
Programa de Emprendimiento Local, PEL Putre Mujeres, financió el 50% de la compra de elementos de trabajo, además de entregar capacitación elemental para administrar sus actividades. Un grupo de veinte mujeres de Putre, la mayoría artesanas y comerciantes, participaron de este Programa de Corfo que tiene por objeto apoyar sus pequeños emprendimientos.
El PEL Putre Mujeres comenzó su segunda y última etapa en mayo y concluye ahora en octubre, y tiene la particularidad de haber reunido a un grupo de mujeres que viven de pequeñas actividades comerciales y/o productivas, varias incluso de manera informal, por lo que uno de los compromisos ha sido legalizar su actividad emprendedora.

Ejecutivos de Corfo de Arica y Parinacota realizaron recientemente una visita a Putre para constatar en terreno la inversión realizada con el subsidio que aporta esta entidad estatal, así como también los cursos de capacitación para un eficiente manejo de sus actividades comerciales y productivas, tarea desarrollada a través de la consultora Vimagen Consultores Ltda.

Esfuerzo mujer

Frente a la plaza de Putre -localidad situada a 3.600 metros sobre el nivel del mar y capital de la provincia de Parinacota- tiene su negocio de venta de abarrotes y artesanía Rigoberta Quispe Berti, quien trabaja con su esposo. Ella recibió un subsidio para la compra de dos ollas, una cocina industrial, que le permitirá trabajar en el teñido de lana de alpaca; además de un estante y una fotocopiadora. Explicó que el teñido, que hará con yerbas locales, le permitirá añadir valor agregado a los telares y piezas que ella misma confecciona.

Valoró también especialmente la capacitación recibida, en lo que respecta al manejo de costos, pues antes "todo lo hacíamos intuitivamente y a veces cometíamos errores que nos hacían perder dinero, simplemente por desconocimiento", precisó.

Hilda Villalobos es otra esforzada mujer putreña que posee un negocio de venta de abarrotes y una panadería, la única del pueblo. Compró un refrigerador, una balanza y dos mesones-vitrinas con el apoyo de este programa de Corfo. También recibió capacitación, al igual que María Gómez, Francisca Álvarez, Lilian Coussins y Teresa Pacaje, otras de las integrantes del PEL, quienes destacan este apoyo que califican como un importante impulso para sus actividades comerciales.

Lo mismo dice Iris Gutiérrez, dueña de un restaurante y picada de camioneros ahí en Zapahuira, en la ruta de Arica a La Paz, Bolivia, que a través de este programa recibió subsidio para modernizar la cocina y el restaurante.

Integra también este grupo Nancy Calle Mamani, quien hace quince años quedó viuda con cuatro hijos, el menor entonces de dos años y la mayor de 10. Salió adelante con la cría de ovejas, actividad informal que ahora ha formalizado, tras recibir un subsidio Corfo para la compra de un cordero reproductor. Ella vive en Putre con su hijo menor, en una modesta casa que arrienda. Tiene actualmente 250 ovejas, el corral y la pradera en que pastan también son arrendados. Su hija mayor trabaja en La Serena y otros dos hijos estudian en Arica, uno en un liceo y el otro en Inacap, quienes viven solos en una casa que su madre obtuvo con subsidio. Los fines de semana ellos viajan a visitarla.

La venta de corderos es su sustento. No hay actividad ni fiesta en Putre que no tenga en la mesa carne del ganado de doña Nancy. Ahora, con la capacitación recibida, empezó por marcar sus ovejas y espera mejorar su producción con el cordero reproductor que recién está debutando en su corral. Temprano se levanta para trabajar en su casa y realizar diligencias, luego de almorzar, a la una de la tarde parte hacia el bajo, donde luego de caminar media hora junto a sus dos fieles perros, se encuentra con su ganado en el corral, el que retira para llevarlo a pastorear durante toda la tarde. Cuando anochece vuelven las ovejas al corral y ella a su hogar, para descansar. Es su rutina de todos los días.