Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Software revoluciona quehacer de 10 pequeñas empresas ariqueñas

Fecha de publicación: 19 de octubre de 2010
Con la implementación de un software, diez pequeñas empresas experimentan cambio radical en la forma de administrar el negocio: tecnología y capacitación les llegó de la mano de una iniciativa impulsada por Corfo.
Toda una vida tomando decisiones "al ojo" para su negocio, haciendo lo que les dictaba su intuición comercial, a contar de ahora queda atrás, pues acaban de culminar su participación en un proyecto de gestión financiera impulsado por Corfo, a través de la línea de apoyo denominada Fondo de Asistencia Técnica, FAT. Es la experiencia de la pequeña empresaria ariqueña Mirtha Pairo, quien junto a su esposo Gilberto Mamami, son propietarios de un local de venta de repuestos y accesorios automotriz ubicado en avenida Barros Arana 3124.

Como ella, otros nueve pequeños empresarios de Arica participaron de este proyecto que concluyó recientemente, el que fue cofinanciado en un 50% por Corfo mientras que el restante 50% lo asumían los propios beneficiarios. A través del FAT se les diseñó e implementó un software de gestión financiera que ahora les permite mejorar la toma de decisiones para su empresa y su interlocución con el sistema financiero local.

El Fondo de Asistencia Técnica, FAT, de Corfo, en la mayoría de los casos significa para los pequeños empresarios una transformación radical en la forma de administrar sus empresas. La asistencia técnica que reciben les permite un diagnóstico, el diseño de propuestas de mejoras y herramientas de apoyo para la información contable y gestión financiera empresarial. Todo ello implica, además, volver a clases, pero esta vez de capacitación.

Las restantes pequeñas empresas participantes de este proyecto son: taller metalmecánico de Hugo Huamán; Taxitur Cargo Limitada, representada por Fernando Rojas; Constructora Gala Limitada, representada por Héctor Lazo; establecimiento de repuestos, de Carlos Lemo; empresa de aseo de material quirúrgico, de Mónica Carvajal; Gigantografías Altamira, de Jaime Aramayo; empresa de aseo, de Freddy Beretta; empresa de electricidad industrial y domiciliara, gasfitería y construcción, de Mauricio Espíndola; y Sociedad Comercial Framsa, de servicios generales de mantenimiento, aseo, reparación y construcción.

Corfo aportó 3 millones de pesos en cada caso, misma cantidad que aportó cada uno de los pequeños empresarios, con los cuales se financió el proyecto que fue ejecutado a través de la empresa local Proyect Quality Consultores.

Un negocio en orden

Para Mirtha y su marido Gilberto este proyecto ha significado una verdadera revolución en su local comercial. "Antes no sabíamos ni prender el computador", reconocen con la misma humildad que se iniciaron en esta actividad hace veinte años, cuando partieron en un local diminuto, un mesón y un pequeño capital en mercadería que un amigo les prestó.

¿Qué les significó participar en este proyecto?

-En pocas palabras: nos ordenó el negocio.

Cuentan que antes sólo tenían el apoyo del contador. Ahora, con el software de que disponen tienen todo registrado, desde la venta de un perno hasta el repuesto más sofisticado. Saben al instante del stock que disponen, para así oportunamente recurrir a sus proveedores, además de una serie de otras ventajas para la administración de su negocio.