Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Productores de olivo conocerán nuevas tecnologías para el manejo de sus huertos

Fecha de publicación: 24 de marzo de 2010
A partir de la década de los 90 la producción y exportación de aceite de oliva en nuestro país ha crecido sostenidamente. La región de O'Higgins ha llegado a destinar más de 2.300 ha, constituyéndose en la tercera región a nivel nacional en relación a su superficie productiva.
Si bien los huertos se han establecido considerando tecnologías adecuadas y los productores han hecho grandes esfuerzos en el manejo de sus predios, persisten problemas como la baja producción, irregularidad en el tamaño de los árboles, añerismo, fallas en la poda, el riego y la nutrición, junto con un control deficiente de plagas y enfermedades.

En vista de estos problemas, Copeval Desarrolla está ejecutando un Programa de Difusión Tecnológica cofinanciado por InnovaChile de CORFO, para incorporar las mejores prácticas en la producción de olivos en la región de O'Higgins, abordando manejos productivos de manera integral, es decir, en cuanto a riego y nutrición, control del follaje y aspectos fitosanitarios, además de acercar los procesos productivos a los olivicultores de la región a través de la difusión de experiencias y adopción de tecnologías de producción desarrolladas en los principales países productores de olivas.

El programa contempla la realización de diferentes actividades a partir del mes de abril próximo, como talleres, seminarios, asesorías de especialistas, charlas de expertos y días de campo, logrando con ello optimizar los niveles de producción en sus predios, mediante la adaptación y adopción de nuevas tecnologías y prácticas culturales a las condiciones locales de la región; así también, reducir al máximo los costos asociados, conjuntamente con mejorar sus estrategias de marketing, lo que permitirá a los productores diferenciar y optimizar el posicionamiento de sus productos.

En este sentido, Claudio Córdova, Ingeniero Agrónomo de Copeval Desarrolla, a cargo de la transferencia técnica en este programa, ha podido conocer in situ la realidad de la industria olivícola en España, gracias a una pasantía realizada en las zonas productoras de olivo de Córdoba y Jaén, pertenecientes a la comunidad autónoma de Andalucía, mediante la cooperación del Departamento de Olivicultura del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Alimentaria y de la Producción Ecológica, Ifapa. Esto, con el objetivo de conocer nuevas prácticas en el manejo del riego desarrolladas en ese país para el manejo del olivo y su metodología de desarrollo.

El profesional destaca que "la realidad productiva de ellos, con más de 500 mil hectáreas, es muy distinta a la chilena, en donde en general los productores se enfocan más al volumen y no tanto a la calidad, sin embargo, todo el desarrollo que han realizado en relación al control del estrés hídrico, mediante riego deficitario controlado, permitiría mejorar la situación del cultivo en varias zonas productivas de nuestro país. Además, no es solo agua lo que se ahorra, también se mejora la eficiencia en la entrega de nutrientes, y se controla el desarrollo vegetativo de los árboles, por lo que en el corto plazo el beneficio sería la disminución de costos".

Por su parte, Miguel Letelier, Jefe Zonal de Copeval Desarrolla, enfatiza que la realización de este programa es de suma importancia, ya que "actualmente no todos los productores tiene acceso a este tipo de información, en donde las tecnologías serán presentadas en terreno, y también por medio de talleres. Todo esto cobra real trascendencia si consideramos que en nuestro país los productores agrícolas tienen escaso acceso a las tecnologías de producción disponibles, hay una insuficiente incorporación de tecnologías en los procesos productivos y una escasa formación de recursos humanos ligados al rubro. Además, mediante este programa en particular los productores participantes lograrán acercarse unos a otros y compartir en terreno sus experiencias, lo que para ellos tiene un significado mayor".

Letelier enfatizó además que la actividad olivícola en la región se ve enfrentada al desafío de elevar su nivel tecnológico, con el objetivo de mejorar su competitividad junto a la calidad de su oferta, y de esta forma, elevar sus niveles de rentabilidad, por ello también, las actividades dirigidas al marketing del producto que adicionalmente llevará a cabo este programa, permitirá a los productores conocer plenamente las preferencias de sus mercados objetivos, llegando a ellos de un modo eficaz, pudiendo así satisfacer los requerimientos de sus clientes y consumidores en general.