Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Productores de manzanas perfeccionan técnicas de raleo químico para aumentar sus producciones

Fecha de publicación: 4 de enero de 2010
El raleo de frutos  es fundamental para el manejo y productividad de cualquier huerto, para lograr un buen calibre de la fruta. Además puede llegar a prevenir el añerismo en diferentes especies frutales, como algunas variedades del manzano.
Un fenómeno muy frecuente que se produce en nuestro país es el excedente en la carga de algunas especies de árboles frutales, generando en ciertas temporadas una cantidad superior de frutos con calidad insuficiente y que el mismo árbol es incapaz de soportar. Así por ejemplo, en distintas variedades de manzano, año por medio presentan un exceso en la fructificación, lo cual produce una serie de dificultades y que normalmente se traducen en cuantiosas pérdidas económicas.

Para paliar estos inconvenientes y optimizar la producción de manzanas para exportación, Copeval Desarrolla organizó en el pasado mes de diciembre el taller de "Raleo químico en manzanos" en el Hotel Club Social de Angol, actividad contemplada en el Proyecto de Difusión y Transferencia Tecnológica  denominado  "Mejoramiento de la calidad de manzanas para la exportación, mediante las transferencia de tecnologías adaptadas a las condiciones agroecológicas de la Provincia de Malleco", cofinanciado por InnovaChile de CORFO, y que reunió a diferentes productores vinculados al proyecto junto a empresas ligadas a este sector productivo.

A cargo del taller estuvieron los ingenieros agrónomos de la Universidad de Chile, Karen Sagredo y Oscar Carrasco, quienes mencionaron aspectos relativos al rendimiento versus el tamaño del fruto; épocas de aplicación de los productos, objetivo y acción de éstos, junto a una descripción de raleadores más utilizados y estrategias de raleo.

Carrasco, durante su exposición, destacó que el raleo químico al realizarse en árboles en donde se espera una gran fructificación, se desarrolla mediante la aspersión de un producto químico, lo cual tiene ciertas ventajas en comparación con un raleo manual o mecánico, ya que "los costos son mucho menores, se obtiene un mejor tamaño en el fruto y su calidad es mejor. Además, porque existe una mayor regulación en la alternancia de ciertas especies y variedades".

De igual manera, ambos profesionales enfatizaron entre otros temas, en las diferentes precauciones que los productores deben tener frente a un raleo, que para el caso del manzano si se pretende obtener una buena floración en la temporada siguiente, el raleo se debe realizar dentro de los 40 días siguientes a plena floración, considerando factores como el vigor y la edad del árbol junto con la carga de fruta y el tipo de suelo.

Luego de la exposición, Pedro Calfulén, encargado de huertos pertenecientes a la Cooperativa Campesina Cóndor de Malleco, valoró la información entregada mencionando que "la labor de raleo químico es fundamental, sobre todo teniendo en cuenta que las condiciones del clima muchas veces no son favorables en nuestra zona, haciendo difícil su aplicación y resultados esperados".

Finalmente, se incluyeron aspectos prácticos referentes a ensayos y experiencias probadas en Europa para raleos químicos en el frutal, acercando a los productores a nuevos conocimientos y estrategias que se pueden implementar en sus huertos comerciales para tal labor.