Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

En Punta Arenas y Puerto Natales 83 trabajadores y estudiantes del sector turismo mejoraron su inglés con apoyo de Corfo

Fecha de publicación: 9 de diciembre de 2010
Gracias a las becas entregadas, durante dos meses trabajadores y estudiantes de la región que tienen interacción directa con turistas fueron capacitados en competencias idiomáticas, para así mejorar la forma en que atienden a los visitantes extranjeros.
Mejorar la calidad de la actividad turística en las comunas de Punta Arenas y Puerto Natales es un requerimiento permanente en ambas comunas, que cuentan con numerosos y reconocidos lugares que por su belleza natural destacan a nivel mundial. Con el objetivo de mejorar estas falencias de manejo en idioma inglés, el Gobierno de Chile ha destinado esfuerzos en la formación del capital humano calificado que se desempeña en sectores con alto potencial de crecimiento. Corfo, a solicitud del Ministerio de Economía y con apoyo de Sernatur, generó un programa de formación intensiva en inglés destinado a capacitar a nivel nacional, a 1.000 trabajadores de la industria del turismo, con el fin de aumentar sus competencias idiomáticas, mejorar su desempeño laboral e impulsar el desarrollo y crecimiento de la industria.

Este año la convocatoria se amplió a estudiantes de los últimos dos semestres de carreras afines del sector, además de los trabajadores del turismo que se desempeñan en empresas registradas en Sernatur o trabajadores registrados en la Institución, como los guías de turismo.

En las comunas de Punta Arenas y Puerto Natales los cursos fueron impartidos por el instituto de idiomas Tronwell, tuvieron una duración de dos meses y fueron de carácter intensivo, de lunes a viernes, lo que les exigió a los becarios un alto compromiso de dedicación. Las clases estuvieron dirigidas a quienes ya tenían un nivel de inglés básico, el que fue perfeccionado a través de estos cursos.

En dos ceremonias, en el Hotel Cormorán de las Rocas en Puerto Natales y en el salón de Eventos de la Estancia Río de los Ciervos, se entregaron los 83 diplomas a los becados. La actividad estuvo cargada de emotividad, ya que varios alumnos dieron a conocer su testimonio del curso en inglés, demostrando con creces lo aprendido en estos meses.

El director regional de Corfo, Mauricio Peña y Lillo, señaló que la preocupación de la institución no solo va por apoyar el fomento de las iniciativas que presentan los empresarios en general, sino además, por el capital humano. "Una de las preocupaciones de esta nueva administración es precisamente mejorar el capital humano, que es tan necesario como las inversiones para que las actividades de algunos sectores, fundamentalmente en el área de servicios, puedan tener éxito. Agregó que siendo el sector turismo uno de los pilares en los que se basa tanto el Plan Magallanes como la estrategia de desarrollo regional, para Corfo es de vital importancia insistir en este tipo de acciones, esperando redoblar los esfuerzos para que una mayor cantidad de beneficiarios acceda a estas becas".

Excelente recepción del curso

Juan Daniel Barra, profesor del Instituto de inglés Tronwell, destacó el nivel de compromiso y motivación de sus alumnos. "Para mí era un desafío en el sentido de que las edades de los estudiantes fluctuaban entre 25 y 40 años, y con intereses distintos, así que había que buscar un espacio en que yo pudiera entregarles lo que ellos estaban buscando en el corto plazo y, además, que las clases fueran lo suficientemente dinámicas. Lo más importantes es que había disposición de parte de ellos y del trabajo, y cuando se combinan esos dos factores, se logra un producto que los va beneficiar tanto a ellos, como al turismo en la región", señaló.

Para Marioly Vásquez, quien trabaja en turismo Patagonia Expedition Race, el curso sirvió para mejorar su nivel de inglés y tener una mayor fluidez. "Al principio del curso fue muy difícil, porque todos trabajábamos, pero me animaba llegar a clases ya que los profesores las hacían muy dinámicas. Hacíamos diálogos, interpretaciones, cantábamos y eso era suficiente motivación para ir a clases".