Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Pymes españolas miran Chile para su internacionalización

Fecha de publicación: 9 de agosto de 2010
Crece el número de pequeñas y medianas empresas hispanas que han seleccionado a Chile para iniciar su proceso de internacionalización. Es el caso de Lacoex, de Cáceres, Extremadura, especializada en control de calidad de materiales, que planea abrir instalaciones en el país. Cuenta con asesoría de Corfo a través de su representación en España.

Carlos González y Sara Artigas en la sede
de Lacoex, en España. Foto: Hoy
La crisis abre las puertas a los proyectos de internacionalización de empresas. Es una manera de ver las cosas con optimismo, la botella medio llena. Y eso es precisamente lo que ha hecho la empresa cacereña Lacoex, especializada en el control de calidad de materiales, que acaba de lanzar su proyecto en Chile.

Sus promotores, Sara Artigas y Carlos González, han elegido las inmediaciones de la capital chilena para instalar un laboratorio de control de calidad. «La crisis y la inestabilidad económica han acelerado la preparación del proyecto que fue planteado por primera vez hace un año aproximadamente», explica Artigas en las naves de Aldea Moret donde se encuentra ubicada la sociedad.

La apertura al mercado sudamericano espera aumentar la cantidad de trabajo, y compensar de este modo un dato muy negativo: el volumen de contratación ha disminuido un 50 por ciento en la región. Esto se debe a la ralentización por parte de la Administración pública y al cierre de muchas empresas privadas. Además hay que añadirle los retrasos en los pagos.

De Aldea Moret a Chile se titula la nota que publica el diario español Hoy, de Extremadura, sobre la empresa Lacoex, que hace frente a la crisis con un proyecto internacional: proyecta abrir un laboratorio de calidad en Chile ante la caída del sector de la construcción.

En cambio, las características de Chile son óptimas para un laboratorio de control de calidad de los materiales por tratarse de un país con muchos movimientos sísmicos. A esto se une su estabilidad política y financiera, la economía en pleno crecimiento, el amparo legal y la proximidad cultural y lingüística, circunstancias todas ellas que animaron a Sara y Carlos.

«Estuvimos estudiando diversas posibilidades en Sudamérica, pensamos en países como Perú, Paraguay, Venezuela y Argentina, pero estos dos últimos fueron descartados por la inestabilidad política. Finalmente nos decidimos por Chile porque era el país más adecuado a nuestro proyecto y además ya teníamos contactos allí. El día de mañana, si las cosas van bien, podríamos extendernos a otros países sudamericanos», señala González.

Continúe leyendo esta noticia en www.hoy.es