Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Culmina proyecto que beneficia a trabajadores del rubro de alimentos procesados

Fecha de publicación: 1 de abril de 2010
Alrededor de 100 trabajadores participaron en las capacitaciones, que se realizaron paralelamente en La Serena y Ovalle.
En esta iniciativa participaron alrededor de 14 empresas del rubro alimentos procesados de las 3 provincias de la región. Entre ellas destacan: Dole S.A., Capel, Agroindustrial Valle Arriba, Apinatura, Papayas Aurora Pinto, Fruvervall, Industrial Coquimbo S.A, deshidratados Pasarín, Patagonia Fresh, Masdin Ltda., Molinera Coquimbo S.A, Agrícola Oliovalle. Los miembros de estas empresas participaron tanto en la modalidad presencial como en la modalidad on-line, con fines de aumentar la transferencia de conocimientos.

Para el director del proyecto, el académico de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad de La Serena, Moisés Villablanca, uno de los principales resultados de esta iniciativa es haber desarrollado una metodología que indica las brechas de capacidades existentes en el sector. "Uno de esos resultados es la plataforma que habilitamos en internet para que los interesados puedan acceder a esta información", explicó.

Diseñar un modelo sustentable de capacitación

En diciembre del 2008, la Universidad de La Serena, a través de los Departamentos de Ingeniería Industrial e Ingeniería en Alimentos, y ASOINCUBA -unidad de vinculación con las empresas y negocios regionales-, comienza la ejecución del proyecto denominado "Diseño, Ejecución y Validación de Proyectos de Capacitación para la mejora de las competencias de los profesionales y técnicos de Organizaciones Empresariales del Sector Alimentos Procesados, en la Región de Coquimbo", iniciativa que contó con el financiamiento del Gobierno de Chile a través de InnovaChile de CORFO.

Al revisar los actores que forman parte de este programa, y desde el punto de vista del mejoramiento del Capital Humano y de la productividad del país, los ejecutores del proyecto destacan la interacción entre Universidad y empresas, que unido al sector público a través del aporte de CORFO, forman una trilogía positiva para el mejoramiento continuo.

El objetivo de este programa fue diseñar e implementar un modelo sustentable de capacitación, basado en competencias laborales, a fin de orientar planes de trabajo en función de las necesidades del sector y así generar una nueva oferta de capacitación que permita mejorar las condiciones de los trabajadores regionales que se desempeñan en el sector de los alimentos procesados.


Para ello, se consideró el diseño y desarrollo de un Plan Piloto de Programas de Capacitación, destinados a disminuir brechas detectadas en técnicos y profesionales de este rubro. Para su implementación se consideraron cuatro etapas durante las cuales se llevó a cabo una revisión de todas las empresas del sector de alimentos procesados, seleccionándose las que tenían mayor pertinencia con los objetivos del proyecto, las que fueron invitadas a participar.

Para el coordinador del programa, los conocimientos que las empresas y sus trabajadores obtuvieron implican un mejoramiento en sus procesos. "Cuando comenzamos, las empresas no tenían los antecedentes completos sobre las normativas que rigen al sector y cómo aplicarlas. Ahora entendieron por ejemplo, que el espíritu de las normas es mejorar sus procesos y colaborar en el mejoramiento de la calidad y productividad, y no encarecer sus procesos como muchos pensaban anteriormente", explicó.

La elaboración de instrumentos -que mediante visitas a terreno dejaron en evidencia las necesidades de capacitación para cargos transversales-, facilitaron la confección de módulos de transferencia, que consideraron conocimientos tanto en el área de los alimentos como en la gestión y el desarrollo de habilidades innovativas en los capacitados.

Los módulos estructurados fueron cinco: Buenas Prácticas de Manufactura (BPM); Procedimientos operacionales estandarizados de saneamiento (POES); Análisis de peligros y puntos críticos de control (HACCP); Productividad en la Manufactura y Desarrollo de Habilidades Directivas, Innovación y Emprendimiento. Estos módulos fueron dictados por los académicos de la Universidad de La Serena, Dr. Mario Pérez W., director del departamento de Ing. en Alimentos, Ing. Francisco Yagnam, director de escuela de Ing. en Alimentos y los ingenieros Moisés Villablanca y Cesar Espíndola, ambos académicos del departamento de Ingeniería Industrial.

Plataformas on line para difundir los contenidos y alcances de la iniciativa.

Considerando los mayores problemas de traslado y el tiempo disponible para asistir a los programas de capacitación, se desarrolló un sistema Learning managment que pone a disposición del alumno la teoría de los distintos cursos, bajo un modelo de diseño que mide constantemente el proceso de aprendizaje.
Con el propósito de difundir los alcances de este proyecto se implementó la pagina web www.capitalhumanouls.cl, en la cual se ofrecerán contenidos permanentemente. Además, se considera aumentar la oferta de capacitación, en función de la detección de nuevas necesidades en otros rubros productivos de la región.

"Esto no debería terminar aquí"

Las empresas beneficiarias de este programa son de la Región de Coquimbo y suman un total 96 participantes en los 15 meses de ejecución de este programa, las que fueron convocadas con el objetivo de capacitarlos, generar y fortalecer sus competencias laborales tanto en técnicos como profesionales, estimular el uso de las líneas de apoyo de CORFO para aumentar su competitividad, aumentar los índices de productividad y desempeño laboral en las áreas que se aplicó el programa, y estimular la asociatividad empresarial.

Aroldo Pasarín, empresario regional de la empresa Deshidratadora de carne Pasarin, ubicada en las compañías que distribuye para toda la región y la Región Metropolitana, destacó lo positivo de esta iniciativa, y afirmó que "todos los contenidos fueron importantes, ya que me sirvieron para mejorar los puntos críticos, analizando deficiencias y buscando mecanismos para mejorarlas".
En relación a la participación de las empresas y sus trabajadores, Villablanca destaca el gran espíritu de superación de todos ellos, "y su afán por aprender un poco más, lo que reflejaron en su asistencia y activa participación, tanto en la capacitación propiamente tal, como en las mesas de expertos que se realizaron al inicio del proyecto, y que permitieron advertir las brechas de capacidades", puntualizó.

Por eso el académico explica que este proceso de advertir brechas y generar capacitación debería replicarse en otros rubros como la minería, el área industrial, metalmecánica, entre otros. "Esto no debería terminar aquí, porque el conocimiento cambia y se enriquece cada día, por lo tanto debería sr un proceso continuo", afirma.

Aporte InnovaChile CORFO: $ 61.691.000 (78%)
Aporte Universidad La Serena: $ 17.500.000 (22%)