Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

Con líneas de investigación sobre adaptación a la sequía, biominería y salud, presentarán avances de proyecto biotecnológico Biotecza

Fecha de publicación: 27 de abril de 2010
El próximo viernes 30 de abril, a las 9:00, en el Enjoy Coquimbo, se presentarán los avances del proyecto Centro de Biotecnología para el Desarrollo de Zonas Áridas, Biotecza, ejecutado por el centro científico Ceaza, en conjunto con las Universidades de La Serena y Católica del Norte.
El objetivo de la iniciativa es generar soluciones y productos biotecnológicos para los sectores productivos regionales, basándose en los recursos bióticos-terrestres y marinos, aumentando su valor agregado y la sustentabilidad ambiental.








Biotecza, sus ejes y aportes

Los investigadores y académicos que encabezan esta iniciativa, se han fijado cuatro áreas prioritarias para el desarrollo del Biotecza: Bioproductos, microbiología molecular, genómica funcional de animales marinos y genómica funcional de plantas.

Andrés Zurita, científico de Ceaza y director de este proyecto de biotecnología, explicó que la idea es potenciar los recursos genéticos de esta zona, "que funciona como un verdadero laboratorio natural, y buscar aplicaciones vía investigación que respondan a las restricciones que plantean las condiciones de crecimiento", especialmente en un escenario de cambio climático, de déficit hídrico, aumento de la salinidad, y cambio en las condiciones marinas, señala Zurita.

El científico destaca que junto con todos los aportes en temas hídricos y ambientales se está generando masa crítica muy especializada en investigación fundamental y aplicada, y una interacción fuerte entre disciplinas diversas con las herramientas moleculares y biotecnológicas como "hilo conductor", situación ?a su juicio- "muy enriquecedora para todos los investigadores que participamos de Biotecza".

Bioproductos

Algunos de las áreas en las que ya está trabajando el centro son la adaptación de cultivos (como la vid), la escasez hídrica, la identificación de genes de quinoa asociados a la tolerancia a dicho estrés; además del desarrollo de bioproductos derivados de animales marinos con aplicaciones en el área de la biomedicina, mejoramiento de la eficiencia productiva en la industria de cobre, entre otros.

"La caracterización de genes permite entender cómo la planta responde y se adapta a un ambiente con poca agua. Por otro lado, también es útil para identificar la variabilidad del gen en otras especies y transferirlo cuando es necesario", explica Zurita.

En este mismo contexto, Jaime Bravo, científico de Biotecza, explica que para realizar la caracterización funcional de genes y comprender su efecto en las plantas, es necesaria una plataforma de "transformación genética", que permita efectuar este trabajo en plantas modelo y a mediano plazo en otros cultivos de interés económico como la vid, el tomate, etc.

"Una vez que se generan esas nuevas variedades, introduciendo el gen necesario en los cultivos, se podría evaluar en condiciones controladas (cámaras de crecimientos, invernadero, campo) las respuestas de esos cultivos al estrés hídrico. Para eso se necesita infraestructura de bioseguridad, con la que aún no contamos y para lo que necesitamos alrededor de 100 millones de pesos", asegura.

Medicina, minería y acuicultura

Otro de los ejes de trabajo del centro biotecnológico, es el desarrollo de productos para el mundo de la medicina, por eso se han incorporado científicos del área de la neurociencia, cuyas líneas de investigación combinan el uso de productos naturales con el estudio de dos condiciones neurológicas de alta incidencia en la población regional y mundial, la epilepsia y el estrés. En este sentido, el académico Patricio Rojas explica que este vínculo permitirá la elaboración de bioproductos derivados de animales marinos y plantas locales, relacionados con la epilepsia y estrés humano, con el objetivo de "conocer y encontrar valor agregado a los productos y sub-productos que esta región es capaz de generar", explica.

En tanto, en el área de la biominería el equipo de la científica Viviana Órdenes -investigadora de Biotecza-, trabaja incorporando una alternativa a la etapa de extracción por solventes en el proceso de producción de cobre, basada en la utilización de cepas de levadura modificadas genéticamente para hiper-acumular el metal. "El proceso conocido como bioconcentración, permitirá utilizar microorganismos vivos capaces de replicarse y con requerimientos nutricionales mínimos para subsistir. Estos microorganismos son capaces de acumular en su biomasa una cantidad de cobre mayor o igual a la obtenida en la solución concentrada de cobre tratada con solventes que hoy utiliza esta industria y que además genera contaminación", asegura Órdenes.

El mejoramiento de las especies marinas es otra de las áreas de desarrollo, a través de trabajos en genómica funcional aplicada a estos organismos. "La finalidad es identificar genes que permitan, por ejemplo, un crecimiento más rápido, un peso más alto, un contenido más elevado de compuestos beneficiosos para la salud, resistencia a cambios de salinidad, temperatura, enfermedades y parásitos (...) Las aplicaciones son múltiples", detalla Nicolas Gouin, uno de los científicos que trabaja en esta área. Añade que de esta manera se identificarán los factores ambientales y genéticos responsables de estas diferencias, para después realizar cruzamientos entre individuos con las mejores características de crecimiento y en las condiciones ambientales más apropiadas para una mejor productividad.