Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

La Abejita de Ránquil

Fecha de publicación: 22 de abril de 2013
En la provincia de Ñuble vive y trabaja una emprendedora autodidacta que comenzó con un par de colmenas hace 15 años y terminó produciendo al año más de mil 800 Kilos de miel.
La Abejita de RánquilReconoce que ya perdió la cuenta de cuántas veces la han picado, pero la sonrisa no se le va de la cara, las abejas han sido la fuente de trabajo y de orgullo de Olivia Nuñez, quien lleva más de 15 años perfeccionando lo que dice es el arte de cultivar y cosechar la miel. Ahora es toda una experta pero cuando partió lo hizo como autodidacta y con mucho empeño.

Hoy cuenta con una sala de extracción con maquinaria de punta y espera terminar otra de elaboración. Se ha esforzado en seguir aprendiendo y tomar cursos que la profesionalicen cada día más. “Participo en cuanta feria o muestra me invitan, hago el sacrificio porque vale la pena, incluso tengo un panal de vidrio donde llevo las abejas, para enseñarle a la gente lo bonito que es este rubro”, comenta Olivia Nuñez Osorio, dueña de “La Abejita de Ránquil”.

Esta emprendedora es una de las pocas mujeres que se dedican exclusivamente a la producción apícola en Ránquil, región del Biobío. No sólo vende la miel, también elabora subproductos como jabones, cremas con propóleos y miel con chocolate.

Ampliar sus horizontes es su objetivo, “estamos con mi marido que es mi socio en esto, con la esperanza de poder hacer apiterapia en un nuevo espacio que estamos construyendo, estamos ya con una crema que contiene el veneno de la abeja, que yo extraigo sin matarla”, comenta Olivia, quien es parte del Programa de Emprendimientos Locales, PEL, de Corfo.

“Estoy muy contenta de haber postulado, con la plata pude comprar núcleos de abejas y marcos que me han permitido aumentar la producción de miel, además estoy trabajando para sacar mi nueva imagen de marca, con la ayuda de las capacitaciones especializadas en publicidad, que es algo que me faltaba y necesitaba mucho”, señaló.

 “La Abejita de Ránquil”, como conocen a Olivia en su comuna, se ha esmerado por su emprendimiento, innovando en las formas de producir y ampliar el mercado apícola a productos y servicios asociados. Una mujer que es el sostén de su familia y que pasó de cosechar la miel de sólo unas cuatro colmenas, a tener más de 70 y producir casi 2 Mil kilos de miel sólo el año pasado. Un dulce emprendimiento que no termina de perfeccionar.