Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

El renacer de una tradición

Fecha de publicación: 5 de octubre de 2011
El 27/F dejó en el piso a una histórica pastelería en Talca, acá te contamos cómo volvieron a levantarse.


Pastelería "Margarita"
"Volver atender a nuestra clientela es maravilloso, en esta apertura hemos vendido todos nuestros pasteles y las 15 tortas solicitadas que nos pidieron en un solo día, sin duda que volvemos con la tradición para la ciudad", así explica José Caceres lo que ha significado después de un año ocho meses del terremoto del 27/F, abrir una nueva etapa de la tradicional e histórica pastelería Margarita, que a través de Garantías Corfo Reconstrucción logró financiar la edificación del establecimiento y así volver hacer realidad el sueño de su negocio familiar que cuenta con 73 años de historia.

La reconstrucción fue un proceso largo que Corfo ayudó a materializar.

"Es una buena opción tener el negocio abierto, debido a que la situación económica se estaba complicando al tener cerrados todos estos meses. Sabemos que comenzando a trabajar se arregla todo el proceso ya en esta etapa podremos incluso arrendar las otras dependencias de los locales para poder cancelar el crédito que nos brindo una entidad financiera", manifestó Cáceres.
Para Victoria Pizarro, clienta por más de 40 años de la pastelería es un verdadero ícono que parte de la historia de Talca este nuevamente funcionando. "Llegue casi por rumores que abrían y la alegría fue inmensa al ver que era cierto, llegar acá, aunque la infraestructura no es la misma, me recuerdo de muchas cosas de la infancia", comentó.

Historia familiar

En la pastelería trabajan tres generaciones de familias, tías abuelas, sobrino nieto y la nueva generación que son las hijas del dueño. Comenzar a fabricar historia es la consigna de la familia Cáceres, debido a que el surgimiento de la tradicional pastelería talquina se remonta a 1928, en pleno desarrollo de la crisis de Wall Street, donde la señora Margarita esposa de un empleado público de correos de Chile, vivió en parte la caída de la situación financiera familiar, y fue ella quien comenzó a fabricar y vender sus pasteles en un salón de té de la época. Para José Cáceres trabajar con la familia y con recetas naturales han logrado tener un espacio en las familias maulinas. "El gran secreto de nuestros productos es que trabajamos sin químicos ni aditivos, todo los productos son fabricados por nosotros y nuestros clientes saben diferenciar cuando se realiza un trabajo con dedicación", admitió.

Si quieres conocer más sobre el apoyo de Corfo que permitió este emprendimiento ingresa a Garantías