Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

De emprender y fracasar

Fecha de publicación: 27 de julio de 2012
¿Cuántas veces hemos pensado que está todo perdido? Gabriela Valle nos cuenta su radical cambio de vida cuando pensó que no habían más oportunidades.
De emprender y fracasarLa llegada de Gabriela a Arica no fue como esperaba. El traslado de su marido la obligó a dejar su trabajo en Santiago y los dos primeros años en la ciudad nortina fueron muy difíciles. Sin embargo, un emprendimiento la llevó al éxito. La apertura del Boulevard Vereda Bolognesi,  le ofreció la oportunidad de un local donde desarrollar su propio negocio.

Emprendimiento

“Todo fue de improviso. La oferta se me presentó al mediodía y me dijeron que tenía dos horas para presentar mi proyecto. Me atreví, lo presenté y fue aprobado. Ahí se me presentó otro problema, de dónde sacaba el dinero para partir”, nos cuenta Gabriela.

Un pequeño crédito fue su salvación. Lo demás corrió por cuenta propia, comenzó trabajando directamente en la decoración y armado del local, recurriendo a mucho material (madera y otros elementos) que recicló, además de muebles de su hogar. “Si hasta la cocina y el refrigerador tuve que ocupar al principio”, recuerda.

Hoy Gabriela está contenta, partió con 2 trabajadores y ahora da trabajo a 11 personas. Su clientela, que gusta de los jugos naturales, el menú de 9 ingredientes, la comida mexicana, tragos preparados y otros entremeses, no le falla.

El éxito conseguido la está alentando a instalar en el futuro próximo otro establecimiento. Un poco más grande, porque el actual es pequeñito, donde todo se hace estrecho y no da posibilidades de agrandarse. Por eso, ése desafío, sin dejar de lado este en el boulevard que la trajo de vuelta a la vida como emprendedora.

Capacitación

 Con el apoyo de Corfo, Gabriela participó en un Programa  Focal (Fomento a la Calidad), que le permitió certificar el año 2011 en gestión Pyme de calidad bajo la Nch 2909; actualmente está implementando Buenas Prácticas de Manufactura según norma HACCP. Este año fue ganadora de un capital Semilla de Sercotec, y es socia de un Profo de microempresas turísticas que financia e impulsa Corfo.

Reconoce que para soñar, emprender y crecer, han sido de vital importancia el apoyo de instituciones como Corfo, los estudios de cocina internacional que cursó en Santiago y la experiencia que consiguió en tres restaurantes de la capital, donde hasta trabajó de maestra sandwichera. “En los tres aprendí harto”, dice. Conocimientos que la llevaron a emprender con su propio local gastronómico en Arica, ciudad de donde ahora no piensa moverse. Porque aquí pasó de desempleada a tener su propio emprendimiento. Y quiere seguir creciendo.