Corfo Sueña emprende Crece

600 586 8000
Imprimir Enviar por mail

“3:34”: Una hora gris convertida en una oportunidad

Fecha de publicación: 17 de enero de 2013
El terremoto del 27/F pasó de ser un terrible recuerdo al motivo de un cambio total de vida. Conoce esta gran historia.
“3:34”: Una hora gris convertida en una gran posibilidadLa historia personal del terremoto del 2010, representa para Julio Plenkovich un hogar destruido en el colapsado edificio Plaza del Río en Concepción, y como muchos la obligación de emigrar junto a toda su familia, razón que lo obligó a instalarse con lo poco y nada que le quedó en la comuna de Florida, provincia de Ñuble.

Fueron tiempos difíciles, debía viajar todos los días hasta su trabajo en San Pedro de la Paz, con una hija recién nacida, el estrés de haber perdido su departamento y la separación de la familia tenía que tomar otra gran decisión: renunciar a su trabajo.

Pero el espíritu emprendedor de Julio lo hizo ver más allá y con sus conocimientos de producción de cervezas artesanales decidió crear junto a su socio César Pincheira un producto cuyo nombre significa para él un recomenzar: Cervezas “3:34".

Julio Plenkovich Cobarrubia es uno de los 790 microempresarios que en 2012 accedieron al Programa de Emprendimientos Locales, PEL, en la Región del Biobío. Desde Florida produce artesanalmente estas cervezas que no sólo maravillan con su calidad, también esconden una historia de valentía y tesón.

“Para mí este no es un negocio, es un proyecto familiar de vida, hemos tenido más problemas que beneficios, pero sé que a la larga rendirá frutos, sobre todo con este programa que me permitirá manejar más conocimientos de gestión y además podré comprar con el subsidio máquinas que son indispensables para el desarrollo de esta actividad”, comentó Plenkovich, de Cervezas Artesanales 3:34.

Hoy las Cervezas Artesanales 3:34 se están convirtiendo en un gran potencial de desarrollo, se venden a clientes particulares y están entrando con fuerza en las fiestas costumbristas y temáticas de toda la región. Julio sigue siendo un microempresario cuyo éxito aún no radica en el número de botellas vendidas, sino en ese espíritu innovador que le permitió avanzar desde una crisis hacia un futuro mejor.